top of page
Entradas destacadas

Educación sostenible: semillas para el futuro

En la búsqueda de un futuro más sostenible, la educación y la crianza respetuosa emergen como pilares fundamentales.


Estos dos elementos no solo están interconectados, sino que desempeñan un papel crucial en el cumplimiento de uno de los objetivos más ambiciosos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: proporcionar una educación de calidad.


Yo, que soy una mamá terriblemente imperfecta tengo como objetivo practicar una crianza sostenible, una educación consciente y una comunicación respetuosa.


Tener claro ese objetivo en mi hoja de ruta, me permite desviarme lo menos posible de mi rumbo, y en el día a día, cuando me alejo debido a mi propia humanidad y mi carga emocional, poder reparar el daño y volver a retomar el camino que había trazado.


Cuando se habla de educación todas las miradas van hacia los libros, los contenidos educativos, los resultados numéricos, el tiempo que pasan en el colegio o las tareas escolares...pero la educación va más allá de todo eso.


Tiene que ver con el respeto con el que tratamos y nos comunicamos con nuestras criaturas y personas adolescentes tanto en la escuela, como en las familias o en sociedad, con el ejemplo que con nuestras acciones diarias les ofrecemos.


Como siempre digo y no me cansaré de decir nunca:


El futuro no es nuestro, es suyo y les debemos una educación, un futuro, que no repita roles desfasados que provienen del siglo pasado.

Si queremos dejarles otro mundo, uno más sostenible, debemos de empezar por cambiar la forma en la que educamos a las futuras generaciones.


Mientras no asumamos esa responsabilidad con el valor de cambiar las cosas, la sostenibilidad será solo una utopía plagada de reglas, normas y leyes que nos obligarán a cumplir.


En este artículo, exploraré cómo la educación sostenible y la crianza respetuosa se entrelazan para forjar un camino hacia un mundo más equitativo, consciente y sostenible. ¿Me acompañas?




Educación de Calidad: Pilar de la Sostenibilidad

El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 4 de la Agenda 2030 es claro: "Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos".


Esto no solo significa proporcionar acceso a la educación, sino también asegurar que ésta sea relevante, inclusiva y que fomente habilidades para la vida.


Fomentar habilidades para la vida y como consecuencia para la sostenibilidad, pasa por facilitar la creatividad, el desarrollo de los talentos individuales y enseñarles a trabajar en equipo comunicándose de manera asertiva.

Educación Sostenible: Más Allá del Aula

La educación sostenible va más allá de las aulas y los libros de texto.


Es algo más emocional, relacionado con aquello que forma las relaciones humanas y la comunicación, un enfoque holístico que incorpora la comprensión y el respeto por el entorno natural y social.


Desarrollar habilidades emocionales para el respeto o la resolución de conflictos, les permite adoptar una mentalidad crítica sobre cómo interactúan con el mundo que los rodea.

Educando de manera consciente, la infancia y la adolescencia se convierten en agentes activos del cambio.

Crianza Respetuosa: Sembrando Respeto para la Educación Sostenible

La crianza respetuosa es un enfoque que se basa en el respeto mutuo entre padres e hijos, pero también docentes y otras personas de referencia de su vida.


Este tipo de educación fomenta la comunicación abierta, la empatía y la toma de decisiones conjunta.

No valora a la persona a través de sus logros, sino a través de la forma en la que aprende y aborda las dificultades que surgen por el camino.


Las equivocaciones no se castigan, se aprende de ellas para construir algo más profundo.


Al aplicar estos principios, la infancia y la adolescencia aprende a valorar su propio entorno, los animales y las personas que lo componen.


Y este respeto se extiende con sencillez hacia el entorno natural y social, sentando las bases para una ciudadanía consciente y responsable.


El Papel de la Educación Sostenible y la Crianza en la Sostenibilidad

Cuando combinamos la educación sostenible y la crianza respetuosa, creamos un ecosistema de aprendizaje que nutre la conciencia ambiental y social desde una edad temprana.


La infancia y la adolescencia no solo adquieren conocimientos, sino que también internalizan valores que les guiarán hacia decisiones más sostenibles en el futuro. ¿Cómo cuáles?

  1. Potencian su Curiosidad. Estimular la curiosidad de nuestras criaturas, también de las personas adolescentes sobre el mundo que les rodea es fundamental abre las puertas a conversaciones enriquecedoras.

  2. Se involucran en Proyectos Prácticos: Desde cultivar un jardín hasta participar en proyectos comunitarios o sociales, involucrarlos en actividades prácticas y dejando que se manchen, que se equivoquen y que confíen en sus capacidades.

  3. Ejercitan la Empatía y la Toma de Decisiones Conjunta: Al darles voz en las decisiones familiares y alentando la empatía y el respeto desde una edad temprana, se les empodera para comprender y apreciar las interconexiones entre las personas y el planeta.

  4. Y se cuestionan sus acciones y comportamientos en clave de sostenibilidad: Los padres y educadores son modelos a seguir, demostrando mediante prácticas respetuosas y sostenibles en la vida diaria. Un ejemplo poderoso para que la infancia y la adolescencia tomen las decisiones correctas por sí mismas.


Educación Sostenible: La escuela en el Siglo XXI

La rápida evolución tecnológica ha transformado la forma en que aprendemos y nos comunicamos, no siempre para bien, pero hay que aprender y adaptarse.


Con un mundo cada vez más interconectado, es esencial que los estudiantes adquieran una comprensión profunda de cuestiones globales como el cambio climático, la justicia social y los desafíos geopolíticos.


Al enfrentar estos desafíos de manera proactiva, podemos contribuir a la formación de individuos preparados para enfrentar los retos del siglo XXI.


Cada estudiante tiene necesidades y estilos de aprendizaje diferentes.

El desafío radica en diseñar entornos educativos que permitan la adaptación del currículo y las metodologías para satisfacer las necesidades individuales de cada estudiante.


Además de los conocimientos académicos, los estudiantes necesitan desarrollar habilidades como el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la creatividad, la comunicación efectiva y la colaboración.


Estas habilidades son esenciales para enfrentar los desafíos futuros en el ámbito laboral y social.



Educación Sostenible: Crianza familiar en el Siglo XXI

Es constante la preocupación por el uso de pantallas y su presencia omnipresente, junto con las redes redes sociales en la vida cotidiana de las familias y nos preocupa cómo establecer un equilibrio saludable entre la tecnología y otras actividades como el tiempo en familia, el juego al aire libre y la lectura.


Esto implica fomentar la comunicación abierta, el apoyo mutuo y la enseñanza de habilidades.

Es crucial que las familias promuevan el bienestar emocional y mental de sus miembros.

Tenemos el desafío de cultivar su curiosidad y su amor por el aprendizaje y la naturaleza, alentándolos a explorar sus intereses y a buscar conocimiento más allá del entorno escolar.


Abordar estos desafíos requiere un esfuerzo conjunto de la sociedad, incluyendo educadores, padres, instituciones educativas y comunidades en general.



Conciencia para una Educación Sostenible


La educación es la clave para aumentar la conciencia y la comprensión de los desafíos ambientales y sociales que enfrenta el mundo.


Proporciona el conocimiento necesario sobre temas como el cambio climático, la conservación de la biodiversidad y la equidad social.


Al educar a las personas sobre la importancia de prácticas responsables, como el ahorro de energía, la gestión de residuos y el consumo consciente, se promueve un estilo de vida más sostenible.

La educación no radica solo de transmitir conocimientos, sino en desarrollar habilidades críticas para la sostenibilidad, como el pensamiento crítico, la resolución de problemas y la toma de decisiones informadas.

La educación empodera a las personas para que se conviertan en ciudadanos activos y participativos en la promoción de la sostenibilidad y conduce de forma natural al desarrollo de soluciones para los problemas ambientales y sociales.


Una sociedad que se preocupa por la equidad y la justicia social, ayudando a las personas a comprender y abordar las disparidades y desigualdades en el acceso a recursos y oportunidades.



La educación es un pilar fundamental para lograr un futuro sostenible, por eso proporcionar conocimientos, habilidades y actitudes contribuye de manera significativa a abordar los desafíos ambientales y sociales que enfrentamos.

Comments


Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Icono social Instagram
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
bottom of page