b

Esta es mi historia

¿Y la tuya?

Estoy deseando conocerte, pero primero echa un vistazo y encuentra los puntos que tenemos en común.

 

Después escríbeme y cuéntame tu historia 

Mi nombre es Lorena y a lo mejor hasta te suena mi historia, y no porque vivas, como yo, en un pequeño pueblo navarro, rodeada de nogales, o trabajes al son del balar de las ovejas.

Tampoco tienes por qué ser madre de dos pequeños cabritillos de 8 y 3 años que sean el hilo conductor de cada uno de tus proyectos.

Incluso sé, que ahora mismo, te preguntarás qué tiene esto que ver contigo, pero estoy segura de que te interesa escuchar mi historia porque tiene mucho que ver con la tuya.

Acabé la universidad como historiadora del arte (no quiero pensar cuántos años hace ya de eso :D) y me especialicé en gestión cultural, didáctica, documentación y comunicación cultural.


Fui creciendo en este mundo complejo de la cultura enriqueciendo mi formación en organizaciones culturales como el Guggenheim, el Maritim de Barcelona, el César Manrique de Lanzarote y otros proyectos diversos dentro del panorama creativo.


Pero elegí complicarme la vida (es mi especialidad) y decidí ser madre, trasladarme a vivir al campo y gestionar mi propio proyecto dentro de las Industrias Creativas.


La idea: poder vivir mi vida como a mí me gusta, ser mi propia jefa, organizar mis propios horarios, no perder el tiempo con viajes de ida y vuelta, disfrutar de mi familia y contar con tiempo para mí.


Te suena ¿verdad?


Por eso te preguntarás ¿y qué es lo que haces aquí Lorena?


Te lo contaré.

Después de un par de intentos fallidos en los que me tiraba de los pelos porque no sabía qué era lo que fallaba: 

 

¿será que mi idea no es buena? 

¿por qué no dejo de invertir y no consigo suficiente rendimiento?

 ¿dónde están mis seguidores o mis suscriptores?

¿por qué los patrocinadores no desean invertir en mi proyecto? 

¿es que mis ideas no interesan a nadie?

 

La realidad es que, como freelance, nunca me plantee contratar a nadie y, pensando que ahorraba dinero, lo hacía yo todo (tengo un espíritu DIY :D): el mantenimiento de la web, la maquetación, la redacción de mi sección de artículos, la búsqueda de seguidores, Facebook, Twitter, Linkedin, el patrocinio…

 

¡Imposible abarcarlo todo!

 

El tiempo no daba de sí lo suficiente y con una comunicación deficiente, sin formación específica y sin conocer las particularidades de la comunicación digital, no conseguía avanzar.

 

Mi imagen de marca no lograba abrirse un hueco entre los referentes del sector, no posicionaba en Google, no conseguía comunicar con mi público…

 

¡Me di por vencida!

Poco tiempo después, queriendo reinventarme a mí misma de nuevo, comencé a formarme en Marketing Digital, de la mano de Billie Sastre, primera asesora digital en atención al cliente en redes sociales y Franc Carreras, uno de mayores expertos sobre transformación digital que existen en España, dispuesta a abrirme camino como freelance y poder así conciliar todos mis sueños.

 

Me interesé por el copywriting, fundamental a la hora de comunicar en el medio digital, y me arrimé a los mejores profesionales del sector para tener la mejor experiencia.

 

Leí de forma compulsiva la formación de Rosa Morel, me suscribí a la escuela de copy de Maïder Tomasena y me lancé de cabeza a aprender junto a Javi Pastor, que me ha enseñado todo lo que sé sobre este mundo apasionante.

 

Y, de repente, según iba avanzando en la formación, me di cuenta, como si me hubiera caído en la cabeza la manzana de Newton, de que el verdadero fallo no era mi proyecto, sino su comunicación.

Parece obvio ¿verdad?.

 

Pues cuando puse en marcha mi proyecto, yo no tenía ni idea de cómo hacerlo bien y reconozco que tampoco tenía el tiempo suficiente para dedicarle a todo.

 

Hasta que vi la luz y comencé a disfrutar de esto tan manido que es la comunicación, pero que nunca sabemos exactamente de qué va y que parece que lo puede hacer hasta un niño, como los dibujos de Picasso.

Pero si te dedicas a la creatividad y a la cultura, sabrás mejor que muchos otros que no todos podemos pintar como Picasso y que, a veces, hay determinadas tareas que es mejor dejar en manos de quién sabe lo que hace y por qué.

Así que, ahora estoy al otro lado, para que no pases por lo mismo que yo antes de conseguir que tu proyecto tenga éxito dentro de las Industrias Creativas.

Ahora te toca a ti ¿recuerdas?

Cuéntame tu historia y dime en qué se parece a la mía.

Estoy deseando escuchar tus aventuras en el mundo de la creatividad y su comunicación.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now